Consumo de cartón y comercio online

Unas zapatillas, ropa interior, libros…Las compras por internet disparan el consumo de papel y cartón a nivel global. Este nuevo estilo de consumo forma parte de una tendencia global que indica que la creciente digitalización conlleva una fuerte subida de la fabricación de cartón en todo el planeta, y también en España.

La era digital, según en qué sectores, ha supuesto una disminución importante del uso del papel. Es el caso de los periódicos, revistas, libros y otras publicaciones. Pero no es el caso del comercio online, que necesariamente lleva asociada una producción y consumo y importante de cartón para el embalaje de los envíos.

 

Cajas para envío

Almacén de cajas de cartón para envíos

 

Por eso, la creencia de que lo analógico va asociado al papel y lo digital no, no es del todo cierto.  Bernard Lombard, director de política industrial de CEPI, la Confederación de Industrias de papel europea con sede en Bruselas, explica que “Las tabletas, los teléfonos y los ordenadores han relanzado el consumo de cartón”. La organización estima en un 2,6% el incremento de los materiales de embalaje en Europa el pasado 2015. “El cambio de modelo de negocio en la prensa y en el embalaje es tal, que hay empresas que antes imprimían revistas y ahora tratan de reconvertirse al cartón”.

En España la subida el incremento es aún mayor, un 8,5% del consumo de papel para embalaje, indican en Aspapel, que reúne a poductores de pasta, papel y cartón. En 2015 se produjeron 4.759 millones de metros cuadrados de cartón ondulado, suficiente como para cubrir las Islas Baleares, según datos que recoge la asociación de fabricantes de Envases y Embalajes de Cartón Ondulado española. “Nuestro crecimiento irá en paralelo al crecimiento de las ventas online”, indica la asociación.

Los últimos datos de la Comisión Nacional de los mercados y la competencia indican que el comercio electrónico en España creció en el segundo trimestre de 2015 un 27% más que el año anterior, y alcanzó los 4.945,9 millones de euros. Cada una de esas transacciones llevadas a cabo necesita, al menos, una caja para llegar sana y salva a su destino.

Fuente: El País.

http://economia.elpais.com/economia/2016/02/26/actualidad/1456485471_186654.html

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *